España

Intento fallido: Pedro Sánchez no logra formar coalición en la primera votación

La votación se llevó a cabo luego de un debate maratónico que comenzó el sábado y concluyó hasta la mañana del domingo.

El candidato a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una de sus intervenciones en la segunda jornada del debate de su investidura como presidente del Gobierno este domingo en el Congreso de los Diputados.
EFE/Juan Carlos Hidalgo

MADRID — El líder socialista español, Pedro Sánchez, fracasó este domingo en lograr la mayoría absoluta en el Congreso para lograr un nuevo mandato como presidente del Gobierno, aunque los resultados de la votación le permitirían revalidar el cargo el martes.

Sánchez logró 166 votos a favor, frente a 165 en contra y 18 abstenciones, cuando necesitaba 176 sufragios positivos para lograr la mayoría absoluta en esta votación.

Sánchez recibió el respaldo de los 120 legisladores de su partido y de los 35 de Unidas Podemos. El resto provino de partidos de izquierda y regionales más pequeños. Los legisladores de los tres principales partidos de derecha y de otros más pequeños totalizaron 165 votos en contra. Dieciocho legisladores se abstuvieron y uno no emitió su voto.

Con este resultado el presidente del Gobierno en funciones tiene los apoyos necesarios, aunque por un margen mínimo, para la segunda votación del martes, en la que le basta una mayoría simple con más votos afirmativos que negativos.

Tras la votación, Sánchez se mostró convencido de que logrará la confianza de la Cámara: "Claro, hombre", respondió a los periodistas que le preguntaron sobre si conseguirá su objetivo. 

Sánchez ha dirigido un gobierno provisional en España durante casi un año. Se convirtió en presidente del gobierno en 2018 luego de encabezar una moción de censura para destituir al gobierno conservador de Mariano Rajoy, que se vio plagado de escándalos de corrupción. Sánchez mantuvo un gobierno de minoría a flote hasta que no consiguió la aprobación de un presupuesto nacional a principios del año pasado y convocó a unas elecciones anticipadas.

El PSOE fue el que más apoyó recibió en los comicios de abril, pero Sánchez no pudo concretar en julio un acuerdo de coalición con Unidas Podemos. Se vio obligado a realizar unas segundas elecciones en noviembre, pero ello cambió poco la distribución en el Congreso, salvo por el crecimiento que registró el ultraderechista Vox.

La votación se llevó a cabo luego de un debate maratónico que comenzó el sábado y concluyó hasta la mañana del domingo.

Igual que en el debate del sábado, la sesión de hoy en el Congreso estuvo marcada por interrupciones e insultos, especialmente de la zona de los partidos de derecha.

"Ustedes son muy sueltos en el insulto", reprochó Sánchez a los parlamentarios de esa zona, a la que en su intervención final acusó de conformar "la coalición del Apocalipsis" frente a la que ofreció la "esperanza" de su proyecto "progresista".

Los momentos de mayor tensión se vivieron durante la intervención de Mertxe Aizpurúa, portavoz de EH-Bildu, un partido independentista vasco considerado el heredero político del grupo terrorista ETA, que cesó sus actividades en 2011 y se disolvió en 2018.

En varias ocasiones, dirigentes del PP y Vox protestaron de forma airada, sin tener uso de la palabra, contra una crítica de Aizpurúa al rey de España y para denunciar que Sánchez pueda alcanzar el martes la jefatura del Gobierno gracias a la abstención de EH-Bildu y del partido independentista catalán ERC.

Conscientes de la exigua mayoría que tiene Sánchez, los partidos del bloque de derecha volvieron a hacer este domingo llamamientos a los diputados del PSOE para que al menos uno de ellos traicione a su partido y vote en contra de su candidato. 

Contáctanos