Ciencia

Ciencia

La increíble Balsa de los Sapos

Es el laboratorio donde se estudian estos anfibios más antiguo de América Latina.

    processing...

    La increíble balsa de los sapos

    Es el laboratorio dedicado al estudio de estos anfibios más antiguo en América Latina y está en Ecuador. (Publicado lunes 8 de julio de 2019)

    Un laboratorio científico en Ecuador busca, desde hace 15 años, cumplir un rol preponderante en Latinoamérica en cuanto a la conservación e investigación de 70 especies anfibios: es la Balsa de los Sapos y alberga a más de 1,500 especímenes.

    Este es el laboratorio de anfibios más antiguo de toda América Latina y ha servido para que otras pequeñas iniciativas en Perú o Colombia vean la luz, ya que la región que aglutina este trío de países -junto a Brasil- es la que mayor diversidad de ranas y sapos tiene en todo el planeta.

    Según explicó a Efe Santiago Ron, curador de anfibios del Museo de Zoología de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), la idea de esta iniciativa es "por un lado, cumplir un rol de conservación para especies que están en peligro de extinción, pero también nos interesa muchísimo el tema de investigación".

    La Balsa de los Sapos nació en 2005 tras el éxito que cosechó una exhibición en la PUCE en la que se dio a conocer, por vez primera, la diversidad de anfibios que hay en Ecuador, lo que provocó un sentimiento de admiración y sorpresa entre el público asistente e impulsó la creación de este laboratorio.

    Descubren especie de dinosaurio que vivió hace 90 millones de años

    Descubren especie de dinosaurio que vivió hace 90 millones de años

    Según los expertos, medía alrededor de cinco pies de alto, era carnívoro y caminaba en dos patas.

    (Publicado jueves 27 de junio de 2019)

    En la actualidad, más de 1,500 especímenes de ranas y sapos de 70 especies conviven en este espacio, algunas tan emblemáticas como la rana Pacman, la de mayor tamaño que alberga el laboratorio y con una curiosa morfología que la camufla en su hábitat, o las ranas de cristal, cuyos machos son los encargados de cuidar de los huevos.

    Entre los cantos de las ranas trabaja el administrador de la Balsa, Freddie Almeida, quien se dedica a alimentarlas, limpiar sus terrarios y humedecer su entorno.

    "Más que todo, gracias a este proyecto, se ha podido conocer mucho sobre la ecología de muchos individuos de los que no se conocía nada, de cómo se reproducen, de qué se alimentan", apuntó a Efe mientras un grillo -el alimento favorito de las ranas- le iba recorriendo la bata.

    De hecho, contó entre risas cómo más de una vez, al salir a almorzar, la gente se le queda mirando por el campus sin que él sepa explicar muy bien por qué: "Te preguntabas qué será, y era que estabas con el grillo en el hombro de mascota".

    A lo largo de sus estrechos pasillos, abarrotadas estanterías con terrarios en los que habitan el más de millar y medio de ranas salen al paso, mostrando la gran variedad anfibiológica que tiene Ecuador, con distintas especies en función de su ubicación geográfica: las más grandes pertenecientes a zonas más bajas (Amazonía y costa) y las más pequeñas que habitan en la sierra andina.

    De entre ellas, destacan las ranas mono, unos graciosos batracios de vida nocturna que tienen colores llamativos, o la familia de las ranas Jambato, que se creían extintas hasta 2016, cuando investigadores consiguieron localizar algunos ejemplares que ahora están siendo conservados y analizados en la Balsa.