AMY CONEY BARRETT

Jueza Amy Coney Barrett sería confirmada a la Corte Suprema la semana que viene

Con el apoyo de la mayoría republicana se decidió la convocatoria de la consulta definitiva en el Comité Judicial del Senado para el próximo jueves.

Telemundo

El Comité Judicial del Senado de Estados Unidos fijó para el 22 de octubre su votación sobre la jueza ultraconservadora Amy Coney Barrett, nominada por el presidente, Donald Trump, para cubrir una vacante en la Corte Suprema.

El presidente del Comité, el senador republicano Lindsey Graham, convocó una votación sobre si debe avanzar la confirmación de Barrett, pese a las protestas del senador demócrata Richard Durbin.

Las reglas del Comité requieren que al menos dos miembros de la minoría demócrata estuvieran presentes durante la votación, y Durbin era en ese momento el único representante de su partido que asistía a la sesión, hasta la llegada poco después de Richard Blumenthal.

Finalmente se llevó a cabo la votación, con la participación de Durbin y Blumenthal, y con el apoyo de la mayoría republicana se decidió la convocatoria de la consulta definitiva en el Comité para el próximo jueves.

Dicha aprobación debe preceder al debate y votación sobre la confirmación final de Barrett en el pleno del Senado, donde los republicanos tienen también mayoría.

Barrett, católica y de 48 años, compareció desde el lunes ante el Comité Judicial para, a preguntas de los legisladores, exponer su visión legal respecto a temas tan controvertidos como el derecho al aborto y al voto, así como el futuro del Obamacare, la reforma sanitaria del predecesor de Trump, Barack Obama.

Cuando el senador Ben Sasse (R / NE) le pidió que nombrara las libertades que protege la Primera Enmienda, la jueza Amy Coney Barrett no pudo proporcionar las cinco.

Los conservadores consideran que la probable confirmación de Barrett en el pleno de la cámara será una "victoria histórica" para quienes se oponen al aborto en Estados Unidos.

"Esta es la primera vez en la historia estadounidense que hemos nominado a una mujer que sin sufrir vergüenza es provida y abraza su fe sin disculpas, y va a ir a la Corte (Suprema)", auguró Lindsey Graham en la sesión de este miércoles.

Barrett no obstante ha evitado responder a las preguntas constantes por parte de los demócratas sobre cuál será su opinión si se presenta un caso relacionado con el aborto, aunque ha dejado claro que se opone a este derecho.

QUIÉN ES LA JUEZA BARRETT

Barrett, de 48 años, es una católica devota con siete hijos y una favorita de los conservadores religiosos y se considera que rechaza de plano el aborto. Estuvo entre los finalistas para la segunda nominación de Trump a la Corte Suprema, que finalmente obtuvo el juez Brett Kavanaugh.

Barrett, de 48 años, está ampliamente considerada como la principal favorita de Trump para ser la nominada para llenar la vacante de la jueza Ginsburg.

Barrett fue nominada por Trump a la Corte de Apelaciones del 7mo Circuito federal y confirmada por el Senado en octubre de 2017 por 55 votos a favor y 43 en contra. El 7mo Circuito, con sede en Chicago, cubre los estados de Illinois, Indiana y Wisconsin.

En sus casi tres años en el puesto firmó unas 100 opiniones, incluidas varias opiniones discordantes en las que mostró su claro y consistente cariz conservador.

Barrett sirvió como asistente legal del juez de la Corte Suprema Antonin Scalia. Trabajó brevemente como abogada privada en Washington D.C. antes de volver a la Facultad de Derecho de la Universidad de Notre Dame, donde estudió, para convertirse en profesora en 2002.

Telemundo 51

En 2017, durante su vista de confirmación en el Senado para el puesto en la corte de apelaciones, los demócratas presionaron a Barrett sobre si sus creencias afectarían sus posibles fallos sobre el aborto y otras cuestiones sociales controvertidas.

Barrett respondió que se tomaba su fe católica en serio, pero que “yo recalcaría que mi afiliación religiosa personal o mi creencia religiosa no me eximen de mis deberes como juez”.

Está casada con Jesse Barrett, un exfiscal federal que ahora es socio en una firma legal de South Bend, Indiana. La pareja tiene siete hijos, incluidos dos adoptados en Haití y uno con necesidades especiales.

Contáctanos