Los Nationals celebran victoria en las calles de DC

    processing...

    Los mejores momentos del desfile de campeones de los Nats

     Así se vivió en la capital el desfile de celebración de la victoria de los Washington Nationals en la Serie Mundial. 

    (Publicado lunes 4 de noviembre de 2019)

    WASHINGTON D.C. — La canción "Baby Shark" resonó en los altavoces y una ola de rojo se extendió por esta capital políticamente azul durante el sábado mientras los fanáticos de los Washington Nationals celebraban la primera victoria en la Serie Mundial desde 1924.

    "Sentimos que fue una experiencia única en la vida", dijo Bridget Chapin, quien vino de Burke, Virginia, con su esposo Mark, para el desfile a lo largo de Constitution Avenue y una manifestación a pocas cuadras del Capitolio.

    Nick Hashimoto de Dulles, Virginia, fue uno de los que llegaron a las 5 a.m. para lograr un lugar en la primera fila. Trajo su propio juguete de tiburón bebé en honor a la canción de reserva del jardinero Gerardo Parra, que comenzó como un tributo paternal al gusto musical de su hija de 2 años y terminó como un grito de guerra que unió a los fanáticos en Nationals Park y sus compañeros de equipo.

    Los Nationals fueron recibidos como héroes por decenas de miles de personas en una ciudad que había tenido sed de ser un campeón de béisbol durante casi un siglo. 

    Los Nationals les dieron justo eso al ganar en siete juegos sobre los Astros de Houston.

    En un mitin después del desfile, los oficiales del equipo, el manager de los Nationals, Dave Martínez, y varios jugadores hablaron con los fanáticos entusiastas sobre lo que el apoyo y la gran temporada significaron para ellos.

    El toletero veterano Howie Kendrick, de 36 años, le dijo a la multitud que cuando vino a los Nationals en 2017 “estaba pensando en jubilarme. Esta ciudad me enseñó a amar el béisbol nuevamente”.

    "Solo desearía que pudieran haber ganado en DC", dijo Ronald Saunders de Washington, quien vino con un equipo de la Liga Menor que marchaba en el desfile.

    La multitud a lo largo de la ruta estaba abarrotada. Los vítores aumentaron y los fanáticos agitaron serpentinas rojas, toallas de mano y carteles que decían "Fight Finished" mientras los jugadores pasaban en la parte superior abierta de los autobuses de dos pisos.

    El gerente general Mike Rizzo, con un cigarro en la boca, saltó con el trofeo de la Serie Mundial para mostrar a los fanáticos alineados en las barricadas.

    Los Nats fueron recibidos el jueves como héroes en el Aeropuerto Internacional Dulles desde Houston poco después de las 6 p.m. A penas salieron del avión, varios peloteros alzaron el trofeo y ondearon la bandera con la W característica del equipo, frente a una multitud de periodistas y aficionados que los esperaban.