El vestido de $825 y la noble causa que puso a Meghan y Harry a la par de Obama